Experiencias con Life Hacking y Time Management

Publicado: 01 Feb 2012 - Temas: lifehacking, time-management, pomodoro, geting-things-done, organizacion, productividad

Caricatura por Ted Goff Un concepto que me llama mucho la atención, es el de Life Hacking o Time Management. No son sinónimos, pero están estrechamente relacionados. Son técnicas teórico/prácticas que permiten resolver los quehaceres de la vida de forma sistemática, más eficiente y sacando el mayor provecho y disfrute posible. Estoy investigando sobre esto y, desde hace poco tiempo, implementándolo con interesantes resultados. En esta publicación voy a introducir el tema y contar mi experiencia hasta el momento.

Life Hacking, neologismo acuñado por la cultura Hacker ver Wikipedia en inglés, propone aprovechar habilidades utilizadas en la programación para resolver de forma sistemática los problemas y situaciones que plantea la vida. En la programación de computadoras, la eficiencia es fundamental, un programa no puede desperdiciar recursos, según estas técnicas, una persona se puede comportar de la misma forma. Un programa tiene metas que resolver y tiene que hacerlo de la mejor forma posible (o al menos de una forma competente), una persona también.

Muchos conceptos utilizados en Computación e Informática, pueden aplicarse en la vida cotidiana. Por ejemplo, la casi "ley-fundamental" de la programación "Divide & Conquer" que trata de dividir los problemas complejos en problemas más pequeños y abordables es un claro ejemplo de esto. No es de extrañar que un seguidor del Life Hacking documente el problema al que se enfrenta como lo haría con un problema a resolver por programación, identificando las variables involucradas, las pre-condiciones, post-condiciones e incluso realizando diagramas de flujo para visualizar a que se está enfrentando y poder diseñar algoritmos para resolver los sub-problemas involucrados.

Caricatura hombre con muchas tareasEl Time Managment, conjunto de técnicas con el objetivo de tener un mayor control y provecho sobre el tiempo empleado, con el objetivo de mejorar la eficiencia y la productividad. Las técnicas de Time Managment suelen ser muy estructuradas y tener un background teórico que las sustenta, en varios casos estudios psicológicos avalan estas técnicas o las mismas están basadas en conceptos neurocientíficos sobre el funcionamiento de la mente y el individuo.

Estas técnicas surgen naturalmente de las necesidades y características de la vida moderna del hombre en la ciudad, sobre todo estudiantes y trabajadores que tienen que realizar muchas tareas en poco tiempo y necesitan compatibilizar distintos tipos de actividades. Un gran flagelo a la productividad es la procastinación, el "arte" de posponer actividades por otras menos urgentes, algo que nos afecta a todos en menor o mayor medida y las técnicas de Time Managment intentan abordar esto mediante la re-valorización de los objetivos y prioridades.

Una de las técnicas más "populares" y a la vez complejas de Time Managment es la llamada "Geting things done" o GTD. Esta técnica es especialmente útil para aquellas personas que tienen una gran cantidad tareas que realizar y muchas de esas son prescindibles, pues el corazón de la técnica consiste en la organización y clasificación de las tareas, creando cubos imaginarios (o reales) donde uno deposita las tareas y las etiqueta de manera tal que que indiquen su prioridad y las acciones necesarias para desarrollar esas tareas. La técnica consiste en procesar periódicamente estos cubos y realizar las acciones que necesitamos para ir consiguiendo hacer las cosas, o en inglés, geting things done.

GTD me resulta muy compleja y además yo no tengo muchas tareas cortas, sino pocas tareas largas. En la actualidad, estoy utilizando una técnica llamada "Pomodoro Tecknique". Seguramente escriba una publicación explicando con detalles de que se trata esta técnica que tanto me ayuda, por ahora les explico la mecánica básica.

Nota: En marzo de 2012 escribí un artículo dedicado enteramente a la Técnica Pomodoro

Timer de cocinaPara comenzar hay que decir que un pomodoro, es una unidad temporal indivisible de 25 minutos de trabajo duro, es decir, no existe medio pomodoro o casi un pomodoro, son 25 minutos o nada. Es decir no esta permitido trabajar ni un minuto menos ni tampoco un minuto más. Al comenzar el día yo me tomo 1 pomodoro para organizarme, limpiar mi escritorio, revisar la agenda y planificar que voy a hacer durante el resto día, anoto las tareas principales, separando las tareas complejas en otras más simples y termino con una lista 4, 5 6 ó X cosas para hacer. Inmediatamente estimo cuántos pomodoros me va a llevar cada tarea.

Ustedes dirán -todo muy lindo, pero no hay nada nuevo bajo el sol- no se apresuren... Cuando mi reloj que marca los 25 minutos suena, un pomodoro, marco una cruz sobre la primera actividad del día, suelto inmediatamente mi lapicera y me tomo el merecido descanso de 5 minutos, si si, cinco, ni más ni menos, un descanso liviano sin concentrarme en nada complejo. Descansado, vuelvo a la carga con mi segunda actividad, esta seguro me llevará varios pomodoros y cada vez que completo 4 seguidos, me tomo un descanso más largo, 15 a 20 minutos, donde usualmente me preparo un té o mate-cocido o, si estoy muy cansado, una caminata rápida me despabila.

Esta técnica tiene tres puntos importantes. El primero, permite que el tiempo sea una herramienta y no un factor limitante, una vez que se adquiere la capacidad de entender a cuánto trabajo equivale 25 minutos es posible administrar el tiempo de una forma muy eficiente. El segundo punto, cuando uno le toma la mano a trabajar por 25 minutos sin interrupciones y evitar totalmente el overworking (trabajar más de 25 minutos) la motivación alcanza su grado máximo, por alguna razón estos números (25 minutos, 5 minutos) parecen mágicos, es el tiempo justo para avanzar en algo, luego descansar 5 minutos permite asimilarlo naturalmente y renovar energía para seguir por 25, minutos más. Ver como la lista de pomodoros planificados se va tachando es un estimulante natural que nos mantiene lejos de la procastinación y motivados para continuar rindiendo al 100%. Y el tercer y no menos importante punto, es que permite llevar un registro muy detallado del rendimiento de cada persona, en mi caso utilizando la asistencia de una planilla de cálculos, pude darme cuenta, por ejemplo, que los lunes son mi día más productivo, los miércoles los menos productivos, que si veo un capítulo de mi serie favorita a la tarde, luego mi productividad aumenta y cosas por el estilo.

Patricio de Bob Esponja con su lista de tareas Obviamente estas no son recetas perfectas que cualquiera puede aplicar, dependen mucho de la persona y del tipo de vida que lleve. Yo después de un largo camino encontré una técnica que se amolda muy bien a lo que necesito y que claramente ha mejorado mi productividad, me permite hacer más cosas y aprender más de casa experiencia.

Algunos enlaces como punto de partida:




Publicaciones relacionadas: